Inhibidores de corrosión

Los inhibidores de corrosión aseguran beneficios económicos.

El ataque por corrosión es una amenaza omnipresente en las refinerías de petróleo, que puede resultar en una producción reducida, costes de mantenimiento y reparaciones. El coste de reemplazo de los equipos, los aspectos de seguridad y los posibles problemas ambientales pueden ocasionar pérdidas económicas significativas.
Debido a sus bajos costes de compra, el acero al carbono se usa a menudo en los equipos de destilación del fabricante. El acero al carbono es muy inestable en ácidos y la corrosión aumenta bruscamente cuando el pH cae por debajo de 7. Componentes corrosivos como cloruro de hidrógeno (HCl), sulfuro de hidrógeno (H2S), cloruro de amonio (NH4Cl), bisulfuro de amonio (NH4HS), dióxido de carbono ( CO2) y los ácidos orgánicos dañan el equipo de proceso.

Las formas típicas de corrosión en las refinerías son, en particular:

  • Corrosión local o picaduras
  • Corrosión inducida por hidrógeno (HIC)
  • Agrietamiento por corrosión por estrés (SCC)
  • Erosión
  • Cavitación

La corrosión es un proceso electroquímico que puede reducirse claramente o incluso evitarse con inhibidores de la corrosión. Kurita ofrece programas de tratamiento muy potentes que se adaptan a los requisitos específicos de sus procesos, a favor de una protección segura contra la corrosión.

Además de la selección de aminas neutralizantes adecuadas o de aminas filmantes, la determinación del perfil de condensación de pH y del punto de rocío del agua juega un papel decisivo en un tratamiento exitoso. Usando un programa de cálculo especialmente desarrollado, podemos identificar exactamente estos parámetros.

¿Necesita ayuda? Nuestros expertos calificados estarán encantados de asesorarlo personal e individualmente.